Seleccione su idioma
Verhaeghe-Het Anker confía en Petersime para la ampliación de su planta de incubación de ponedoras

Verhaeghe-Het Anker confía en Petersime para la ampliación de su planta de incubación de ponedoras

Entrevista con Hans Verhaeghe.

Llegamos a la planta de incubación Verhaeghe, donde recibimos la calurosa bienvenida de Hans Verhaeghe, tercera generación de propietarios y entusiasta del sector avícola. Con tan solo 26 años, Hans tomó el testigo de su padre, Gaby Verhaeghe, al frente de la planta de incubación familiar.

«De pequeño, no soñaba con dedicarme a esto. Al igual que el resto de los niños, también quería ser bombero o futbolista. Sin embargo, con el paso del tiempo, tuve claro que este era mi lugar», dice. «Nací y crecí con la planta de incubación». Su abuelo, Leon Verhaeghe, fundó esta planta en la década de los treinta con tan solo dos incubadoras al principio.

Una planta de incubación pequeña que se enfrenta a grandes desafíos

En la actualidad, Verhaeghe-Het Anker es una granja avícola integrada que sigue ocupando el mismo emplazamiento que antaño en la ciudad belga de Geluwe, en la provincia de Flandes Occidental. Durante más de 80 años, la actividad principal de esta empresa familiar ha girado en torno a la cría de gallinas ponedoras con fines de consumo. Sin embargo, el crecimiento significativo del volumen de negocio de su actividad secundaria, esto es, la incubación de pollitos de un día para granjas de ponedoras, les llevó a crear en el año 2009 una alianza estratégica con la planta de incubación holandesa Het Anker.

A raíz de esta colaboración, Verhaeghe necesitaba disponer de una capacidad de producción mayor y, por tanto, decidió ampliar sus instalaciones... o más bien construir una nueva planta justo al lado del lugar donde se erigía la antigua. Esto les brindó la oportunidad de empezar desde cero, sin límites ni restricciones a causa del diseño y la distribución de la planta existente. De hecho, la planta de incubación antigua tan solo ofrecía 1/3 de la capacidad de la nueva y, a menudo, se veían obligados a subcontratar los pedidos grandes a otras plantas de incubación.

Ahora, con este aumento de la capacidad, pueden satisfacer incluso las demandas de exportación más exigentes. No obstante, a pesar de la ampliación, Verhaeghe-Het Anker sigue siendo una planta de incubación relativamente pequeña. «En estos momentos, contamos con 15 empleados fijos. Y aunque tenemos en plantilla a 2 empleados especializados en el sexaje por ala, hay épocas en las que llegamos a contratar hasta a 6 personas más para este puesto. Todo depende de la demanda».

Hans Verhaeghe diseñó los planos de su nueva planta de incubación junto con su aliada Het Anker

Un diseño inteligente fruto de años de experiencia

Después de una desinfección minuciosa y de vestirnos con prendas y calzado limpios, comenzamos nuestra visita guiada por esta flamante nueva planta de incubación. De primeras, nos resultó extraño que solo hubiese una puerta central para el suministro de huevos y la salida de pollitos. Justo al lado, el espacio de almacenamiento también era muy limitado. Sin duda, no se trataba de la distribución de una planta de incubación al uso.

Y es aquí donde entran en juego la propia experiencia de Verhaeghe, el trabajo de planificación conjunto y un diseño inteligente orientado a la rentabilidad. «Al unir nuestras fuerzas con las de Het Anker, no necesitamos tanto espacio de almacenamiento. Además, ellos son los responsables de la planificación. Nosotros solo tenemos que centrarnos en el aspecto operativo», explica Verhaeghe. «Por su parte, Het Anker se beneficia de una capacidad de producción adicional en nuestra planta y, de este modo, consigue diversificar sus riesgos en varios países diferentes».

Sobre la base de su propia experiencia y de sus expectativas, Hans Verhaeghe creó los planos de esta nueva planta de incubación en colaboración estrecha con el personal de Het Anker. Sin embargo, para la elección de los equipos, el software, el sistema de climatización y el asesoramiento durante todo el proyecto, decidió confiar en Petersime. «Trabajar con Petersime en este proyecto era la opción obvia», cuenta Hans Verhaeghe.

«Es evidente que Petersime goza de un gran prestigio, pero nosotros ya conocíamos sus productos de primera mano. Nuestra planta de incubación antigua también estaba equipada con incubadoras de Petersime, por lo que pudimos constatar la gran calidad de sus productos y el excelente servicio que brinda esta empresa».

Hans optó por construir unas instalaciones compactas con una sala de incubadoras compuesta por 12 BioStreamer™ 12S de alta gama equipadas con Operational Excellence Technology™, 8 nacedoras Biostreamer™ 4H y la tecnología Embryo-Response Incubation™. «Para mí, fue un sueño hecho realidad poder diseñar y construir aquí una nueva planta de incubación».

Puesto que su planta de incubación produce anualmente 4 millones de pollitos de un día, Verhaeghe se decantó por equipos semiautomatizados. «La intervención humana aún es necesaria», declara. «A pesar de que las máquinas son una forma magnífica de optimizar el flujo de trabajo, la implicación del personal sigue siendo indispensable por numerosos motivos, entre ellos, el control y el mantenimiento de los equipos, la bioseguridad o la gestión de datos».

Planta de incubación Verhaeghe-Het Anker en Geluwe (Flandes Occidental, Bélgica)

Y el plan se hizo realidad...

Con la planta de incubación antigua todavía en funcionamiento, las obras de construcción de las nuevas instalaciones se iniciaron en abril de 2016. A pesar de la complejidad de este periodo para la empresa, el sueño de Hans Verhaeghe se hizo realidad el 21 de diciembre de 2016, cuando pudo transferir los huevos de los equipos antiguos a los nuevos. En su opinión, esta colaboración con Petersime cumplió con creces todas sus expectativas.

«Nos proporcionó una atención al cliente sensacional con un personal muy formado y experimentado. Estaba claro que conocían el negocio y sus aspectos claves. Incluso la propia dirección de Petersime se implicó de lleno en el proyecto y demostró un gran interés». Prosigue:

«Sabía que las incubadoras serían de primera calidad, pero lo que más destacaría de este proyecto es al personal de Petersime. Los comerciales, los ingenieros, los técnicos y el resto de empleados implicados... todos demostraron ser muy competentes. La gran pericia con la que dirigieron el proyecto ciertamente logró impresionarme, incluso tras tantos años de experiencia en el sector a mis espaldas».

Unos resultados mejores para un futuro brillante

En funcionamiento desde hace más de un año, la nueva planta de incubación ofrece numerosas ventajas, entre otras, la reducción de los costes energéticos y de mano de obra gracias a los nuevos equipos, el sistema HVAC o una instalación de recuperación de agua inteligente. Asimismo, Verhaeghe también ha mejorado sus resultados en términos de cantidad y calidad de los pollitos. «Logramos que nazca un número mayor de pollitos y claramente son más fuertes. Nuestros clientes extranjeros así lo confirman, ya que se han percatado de un aumento en la cantidad de pollitos que sobreviven al transporte a larga distancia».

Cuando preguntamos a Hans Verhaeghe con qué se siente más satisfecho, no se lo piensa dos veces: con el paquete de software Eagle Eye™. Hans se decidió por esta solución para obtener mayor confort y flexibilidad. «Estamos muy satisfechos con nuestra elección. Hemos ganado en tranquilidad y, como ahora podemos controlar las incubadoras a distancia, no tenemos que estar siempre presentes en la planta de incubación. En caso necesario, podemos adoptar las medidas oportunas con más rapidez y eficacia», afirma.

Gracias a esta ampliación, la planta de incubación Verhaeghe no solo es ahora más independiente y flexible, sino que ofrece unos resultados de mayor calidad. Por último, el aumento del control de la empresa y el uso de las tecnologías más recientes les permiten estar preparados para afrontar sus próximos desafíos en el sector avícola de las ponedoras, por ejemplo, el bienestar animal o el sexaje in ovo. Una ardua tarea que Hans Verhaeghe afronta con confianza.