Seleccione su idioma

Configuración del programa de temperatura de su incubadora

El programa de temperatura estándar OvoScan™ de Petersime ofrece un punto de partida «seguro» para la incubación en general: proporciona buenos resultados de incubación y un nivel alto de calidad del pollito. No obstante, no es el perfil óptimo para todo tipo de lotes, edades, tiempos de almacenaje y muchos otros factores que pueden afectar al desarrollo embrionario, al crecimiento y a la calidad general del pollito. Para configurar el perfil de temperatura óptimo de una planta de incubación, es necesario realizar un análisis de datos específicos para la planta y contar con la experiencia del especialista en incubación de la empresa o del jefe de la planta de incubación.  Existen algunos principios básicos que siempre se deben tener en cuenta:

title

Por Roger Banwell, Director de desarrollo de incubación

Tamaño del huevo

El tamaño del huevo influye en su comportamiento durante la incubación. Esto se debe a que la eficiencia de la transferencia de calor depende de la superficie del huevo, ya que el calor solo se transfiere en la superficie de contacto entre la cáscara y el aire que lo rodea. En el caso de los huevos pequeños, la relación superficie-volumen es relativamente mayor que en el caso de los huevos grandes. Por lo tanto, los huevos pequeños pierden peso con más facilidad.

La relación superficie-volumen de un huevo es más significativa durante el calentamiento inicial del huevo y en la producción máxima de calor. 

Durante el calentamiento:

En las primeras 12-24 horas, todo el líquido del interior del huevo debe calentarse a la temperatura de incubación. Para ello, durante este periodo, la temperatura de la maquina se pone en un punto de ajuste ligeramente más alto. Normalmente, los huevos pequeños exigen temperaturas más bajas y/o un tiempo de calentamiento menor que los huevos grandes.

En producción máxima de calor (días 16-18):

Un huevo grande tiene relativamente menos superficie para disipar la producción de calor del embrión que un huevo pequeño. Por tanto, en producción máxima, pueden producirse daños por calor. Por otra parte, los huevos pequeños corren el riesgo de enfriarse, lo cual afectaría negativamente a la calidad del pollito.

Por lo tanto, para los lotes de huevos grandes y de edad avanzada, la temperatura media final de la cáscara durante la etapa de producción máxima de calor suele ajustarse ligeramente por debajo de 100,0 °F. En el caso de los lotes de huevos pequeños y de edad reducida, se puede ajustar una temperatura superior a 100,0 °F.

En la actualidad, la práctica habitual es establecer como mínimo tres perfiles de temperatura diferentes, para lotes de edad avanzada, media y reducida. 

Fertilidad

Durante la fase de producción máxima de calor debe tenerse siempre en cuenta la fertilidad. Si la fertilidad es baja, los huevos pequeños pueden enfriarse, mientras que el riesgo de daños por calor en el caso de los huevos más grandes disminuye.

Almacenaje de los huevos

Si el almacenaje de los huevos es largo se prolonga el tiempo total de incubación y los huevos se suelen colocar antes para ajustarse al tiempo de extracción de los pollos previsto. Por esta razón, el punto de producción máxima de calor es diferente en el caso de los huevos de almacenaje corto y largo. Si utiliza el sistema OvoScan™, no es necesario realizar cambios en la configuración del programa.

No obstante, si hay distintos tiempos de almacenaje en una misma incubadora de carga única, no es posible obtener las condiciones de temperatura óptimas. En caso de que no sea posible evitar pequeñas variaciones en los tiempos de almacenaje de los huevos, se recomienda tener en cuenta los principios de «Carga equilibrada de la incubadora».

Tipo de lote

En cuanto al tiempo de almacenaje de los huevos, no se aconseja mezclar tipos de lotes en una misma incubadora de carga única. Si esto es inevitable, se recomienda utilizar el mismo enfoque de carga equilibrada. En este caso, asegúrese de que los límites mínimos y máximos del programa de temperatura tienen en cuenta los diferentes perfiles de producción de calor de la distintas genéticas. 

La nacedora

Para el perfil de temperatura de la nacedora se aplican las mismas normas generales. Además, se debe tener en cuenta el efecto de una transferencia temprana/tardía (consulte el artículo «Comprender el huevo fértil»), así como la transición térmica entre las dos máquinas.

Ajuste avanzado de los programas

Partiendo de los consejos anteriores, puede optimizar aún más los programas de temperatura con sesiones de embriodiagnosis y control de la calidad del pollito. Al igual que en todos los aspectos del rendimiento óptimo de la incubación, realizar una adquisición y un análisis de datos adecuados es imprescindible y puede marcar la diferencia entre la obtención de beneficios o de pérdidas.