Seleccione su idioma

Cuatro cosas que debe recordar sobre la fumigación

La fumigación con formaldehído se ha utilizado de forma habitual para desinfectar huevos en las plantas de incubación desde 1908. Actualmente, casi todos los jefes de planta de incubación la utilizan para evitar las pérdidas causadas por la contaminación microbiana de los huevos fértiles.

A continuación, ofrecemos algunos consejos fundamentales sobre fumigación basándonos en las numerosas visitas realizadas a plantas de incubación de todo el mundo consejos de Jason Cormick, Especialista en Incubación de Petersime:

  • ¡No debe fumigar una superficie sucia!

El formaldehído es un desinfectante de superficies, por lo tanto, es importante destruir los microorganismos cuando todavía están en la superficie de la cáscara del huevo. También es importante que la cáscara no esté cubierta de suciedad, puesto que el fumigante no desinfectará lo que hay debajo de la suciedad.

  • No use demasiado producto

Los niveles de desinfectante deben ajustarse a los límites especificados por el proveedor. Los fabricantes gastan mucho dinero en la investigación del uso óptimo de sus productos, por lo que una dosificación doble resulta ineficaz y puede ser peligrosa.

  • Fumigue lo antes posible en la planta de incubación

Cuando los organismos perjudiciales penetren en la cáscara, alcanzarán la membrana en cuestión de minutos y estarán protegidos contra el fumigante. Por lo tanto, debe fumigar los huevos lo antes posible, preferiblemente cuando lleguen a la planta de incubación.
No fumigue después de la manipulación de los huevos, justo antes de la carga de la incubadora. En primer lugar, es probable que las bacterias ya se hayan introducido en el huevo y, en segundo lugar, el germen embrionario joven es extremadamente susceptible a ciertos desinfectantes, como la formalina. Cualquier residuo de formalina que permanezca en los huevos al cargarlos en la incubadora podría causar la muerte de los embriones.

  • Facilite un buen flujo de aire

Cuando se trata de la fumigación, la clave del éxito reside en el flujo de aire. El objetivo es cubrir (en la mayor medida posible) la superficie completa de los huevos fértiles. Debe fumigar sobre bandejas de incubadora o carros de granja, puesto que facilitan que haya un buen flujo de aire entre los huevos.

No intente fumigar huevos muy apretados, ya que impediría que el fumigante actúe sobre todos los huevos. Por ese motivo, si es preciso desempaquetar los huevos en la planta de incubación, debe fumigarlos después de desempaquetarlos y antes de almacenarlos.

Tenga presentes estas cuatro normas básicas para evitar la contaminación de los huevos y la mortalidad temprana causada por la fumigación. Si desea obtener más información acerca de la fumigación o de otras mejores prácticas para su planta de incubación, envíe un correo electrónico a .(JavaScript must be enabled to view this email address) para asistir al próximo curso de formación en gestión de plantas de incubación y pregunte a su Gerente Regional de Ventas sobre los Operational Excellence Days de su región.