Seleccione su idioma

Incubación con más densidad de huevos

Ha habio muchos cambios  en la industria avícola en un periodo de tiempo relativamente corto, pero ninguno tan importante como el aumento de la capacidad media de las plantas de incubación. Hace tan solo unos años, una planta de incubación con una capacidad de carga de 1 millón de huevos por semana se consideraba una planta de gran tamaño, mientras que hoy vemos plantas de incubación con capacidad de 2, 4 o incluso 6 millones de huevos por semana. Con este crecimiento surgen nuevas demandas: por ejemplo, reducir los costes de capital, de mantenimiento y de compra de terreno. Una solución es aumentar la densidad de huevos en las incubadoras.

Por Roger Banwell, Director de desarrollo de incubación

Diseño de una bandeja de incubación con forma de panal

Con este propósito, Petersime ha creado una bandeja de incubadora con forma de panal, capaz de albergar un 12 % más de huevos en la misma superficie que una bandeja tradicional con forma de matriz.

Organización de los huevos en estructura de matriz (izquierda) y de panal (derecha)

Antes de poder comercializar esta nueva bandeja, había que salvar muchos nuevos obstáculos y dificultades. La bandeja debía cumplir altos estándares en los siguientes aspectos:

  • Manejo de los huevos en función de sus tamaños actuales y futuros,
  • Resistencia y durabilidad,
  • Compatibilidad con las tecnologías Embryo-Response Incubation™,
  • Flujo de aire adecuado alrededor de los huevos dentro de la incubadora,
  • Compatibilidad con sistemas de automatización,
  • Ergonomía.

La bandeja de alta densidad que finalmente salió al mercado tiene una capacidad de 84 huevos.

Los exhaustivos estudios de dinámica de fluidos computacional (CFD) llevados a cabo en la Universidad de Lovaina indican que el flujo de aire que circula entre los huevos es el adecuado.

Para poder aumentar la densidad de huevos dentro de la incubadora, es fundamental adaptar algunas especificaciones esenciales de la máquina, de modo que se pueda mantener un rendimiento de incubación óptimo. A tal efecto, se ha desarrollado una nueva incubadora de gran capacidad: la BioStreamer™ HD o High Density (alta densidad). 

Refuerzo de la maquinaria

Es evidente que, para aumentar la carga de huevos, es necesario aumentar la resistencia del carro, la capacidad de carga de las ruedas giratorias, la resistencia del sistema de volteo de bandejas, etc.

Pero no es menos importante proporcionar las condiciones de circulación de aire correctas. El objetivo principal es asegurarse de que la transferencia de energía (en forma de calor), fluido y gases sea óptima. Esto se consigue haciendo pasar aire climatizado sobre los huevos y alrededor de ellos, para crear un microclima óptimo.

Lógicamente, un 12 % adicional de carga de huevos requiere, al menos, un 12 % más de capacidad de calefacción y refrigeración para obtener un acondicionamiento del aire adecuado. Se deben evitar a toda costa los daños por calor a los embriones, especialmente durante el momento de máxima producción de calor (entre los días 16–18 de incubación para huevos de gallina), cuando el calor puede suponer un problema. El tema de mantener la temperatura del aire requerida se resuelve usando más elementos calefactores y circuitos de refrigeración más grandes.

Circuitos de refrigeración de mayor tamaño

Un 12 % más de huevos implica también un incremento del 12 % en la producción de CO2 y humedad (debido a la pérdida de peso de los huevos). El aumento de las compuertas de ventilación permite a los sistemas CO2NTROL™ y DWLS™ alcanzar sus objetivos.

Ventilador principal de cinco palas

No obstante, este aire climatizado se tiene que distribuir uniformemente a través de toda la incubadora para poder mantener el grado necesario de intercambio energético. Esto supone un reto adicional.La solución más lógica sería aumentar la velocidad del aire, pero esto conllevaría otros problemas. Aumentar la velocidad del aire a través de una masa mayor requiere aumentar el diferencial de presión. Esto crea ineludiblemente un rango de temperatura más amplio, un efecto secundario que debe evitarse a toda costa.

Finalmente, el Departamento de l+D de Petersime encontró una forma de aumentar la tasa de circulación de aire y, al mismo tiempo, mantener un rango de temperatura uniforme en todo el volumen de la incubadora: añadir una quinta pala al ventilador central.

El ventilador central de Petersime es el elemento que impulsa el aire en su circulación centrifuga.  Dicho de otro modo: cuando cada pala se mueve hacia un punto determinado, se dirige un flujo de aire a través de ese punto; a continuación, a medida que pasa la pala, se produce una succión.

Esta acción se muestra en la siguiente gráfica. Puede apreciarse claramente cómo la incorporación de una quinta pala aumenta el número de impulsos, mientras que la velocidad del aire (la «amplitud» o altura de las ondas) se mantiene igual. Esto quiere decir que aumentar la cantidad de impulsos, en términos generales, no afecta al rango de temperatura.

Patrones de flujo de aire con cuatro y cinco palas

Las numerosas pruebas realizadas en las plantas de incubación del Departamento de l+D de Petersime y las pruebas de campo han demostrado que el rendimiento de la incubación con mayor densidad de huevos se mantiene siempre alto, tanto en términos de incubabilidad como de calidad y uniformidad de los pollitos.