Seleccione su idioma

Los requisitos y sensibilidades específicas de la incubación de huevos de pavo

Los huevos de pavo tienen una alta tasa de éxito en la incubación cuando todas las áreas de incubación específicas de la especie se gestionan correctamente. Por lo tanto, un conjunto de equipos de incubación que permita el ajuste preciso de los procesos y parámetros compensa con creces la inversión.

Por Stephen Evans, especialista en incubación

La naturaleza como referente

El proceso de nacimiento natural es el punto de partida de la filosofía de incubación de Petersime. Siempre intentamos imitar la experiencia que el embrión tiene en el nido. Embryo-Response Incubation™, como se llama este método, implica una tecnología que responde explícitamente a las demandas específicas de las diferentes especies de aves.

Este artículo explora las tres áreas clave de la tecnología Embryo-Response Incubation™ de Petersime en lo que a la incubación de pavos se refiere:

  • 1. La incubadora BioStreamer™ Re-Store para el tratamiento térmico de los huevos almacenados con períodos cortos de incubación.
  • 2. La tecnología de incubadoras Operational Excellence™, en concreto el dispositivo automatizado de medición de la temperatura de la cáscara de huevo como método para regular la temperatura del aire y los niveles de CO2 para controlar la ventilación y la pérdida de peso.
  • 3. La tecnología de nacedoras Operational Excellence™ y, específicamente, el CO2 como método para controlar la ventilación y la humedad.

Resulta fundamental disponer de un método único para la incubación de huevos de pavo

Tratamiento térmico de los huevos de pavo almacenados

El apareamiento natural es muy poco común en los lotes de pavos. La inseminación artificial implica que las tasas de viabilidad tienen el potencial de ser muy altas. Y, sin embargo, es habitual que la viabilidad de esos huevos fértiles no alcance su pleno potencial. Una posible causa son las grandes diferencias en el estado de desarrollo embrionario en los huevos de pavo cuando llegan a la planta de incubación.

Eyal-Giladi y Kochav y Hamburger y Hamilton identificaron y clasificaron las diferentes etapas del desarrollo embrionario. Las investigaciones sugieren que la etapa que ofrece la mejor supervivencia del embrión durante el período de almacenamiento en la planta de incubación es la décimo tercera etapa. Los huevos en etapas anteriores tienden a ser más susceptibles de perecer durante el almacenamiento. Si comparamos los huevos de pavo con los de pollo, se observa que casi el 60 % de los huevos de pavo están en la décima etapa de predesarrollo cuando llegan a la planta de incubación.

Una forma de prevenir la pérdida embrionaria temprana en los pavos es emplear el tratamiento térmico durante el almacenamiento en una máquina BioStreamer™ Re-Store de Petersime específica para avanzar el desarrollo embrionario hasta la décimotercera etapa y así unificar la distribución general de las etapas. Los ensayos realizados con socios de investigación han demostrado los beneficios de utilizar el tratamiento con calor en los huevos de pavo.

Ensayo comparativo del lote 1: tratamiento Re-Store frente a ningún tratamiento

Ensayo comparativo del lote 2: tratamiento Re-Store frente a ningún tratamiento

Los tratamientos Re-Store posteriores en huevos almacenados durante un período de tiempo prolongado mejoran la incubabilidad al restaurar el crecimiento celular y la supervivencia de los huevos que vuelven a ser almacenados. Este procedimiento no solo mejora la viabilidad de los huevos fértiles, sino que también se presta (en combinación con la tecnología de las incubadoras y nacedoras) a lograr una ventana de nacimiento más reducida.

Tecnologías distintivas de incubadoras y nacedoras

Cuando comienza la incubación, medir y aplicar puntos de ajuste al CO2, así como hacer que el nivel de CO2 guíe las tasas de ventilación, puede salvar al embrión de cualquier cambio dramático en su entorno gaseoso. De esta manera, el ambiente puede adaptarse a los requisitos específicos y siempre cambiantes del intercambio gaseoso del embrión para estimular un fuerte desarrollo vascular y alcanzar los valores de pérdida de peso deseados.

Un embrión en desarrollo produce dos productos de desecho, CO2 y agua, lo que provoca una pérdida de peso
Al perder agua de forma progresiva, los huevos pierden peso. La pérdida de peso en un huevo fértil se manifiesta en el tamaño de la cámara de aire en el extremo romo del huevo. Esta es la cámara de aire que el pavito rompe en primer lugar cuando empieza a salir del cascarón. Lapérdida de peso ideal en la transferencia es de aproximadamente el 10 % del peso del huevo cuando comienza la incubación. No conseguir este objetivo suele apuntar a un pavito poco saludable.

Un dispositivo automatizado de medición de la temperatura de la cáscara de huevo permite controlar el entorno del embrión en desarrollo y en constante cambio para que pueda prosperar en un entorno ideal para todas las necesidades específicas de su etapa de desarrollo.

Los ensayos realizados con pavos han demostrado que la transición crítica de la fase endotérmica a la exotérmica de la incubación requiere una temperatura más baja que la de otras especies. Esto ha dado lugar a un programa de temperatura de cáscara de huevo de pavo específico, que es único en comparación con otras especies.

Los huevos de pavo presentan una sensibilidad especial a la temperatura

La industria del pavo también es única debido a los diferentes requisitos del mercado: algunos mercados prefieren pavos de constitución pequeña, otros de constitución mediana y otros desean aves de constitución muy grande. Estas diferencias están presentes incluso durante la etapa embrionaria y pueden requerir diferentes ambientes de temperatura.

Para conseguirlo, el programa de temperatura de la cáscara de los huevos, que se eleva gradual y progresivamente desde el comienzo de la fase exotérmica hasta la transferencia, puede ajustarse en función del tamaño de la línea genética de pavo que se está incubando. Este principio debe respetarse siempre, independientemente de la línea genética de pavo.

Gestión de la nacedora

El nacimiento de los pavitos es un arte en sí mismo. Hay otras especies que podrían prosperar aunque se produzca una mala gestión del ambiente de la nacedora, pero no es el caso de los pavos. De hecho, hay muchas consideraciones específicas de la especie que hacen que la correcta gestión de la nacedora sea más importante.

Para desarrollar el ambiente de la nacedora ideal para los pavos, Petersime ha llevado a cabo ensayos que examinan las diferentes velocidades del ventilador y el impacto que este factor de control tiene en los momentos clave del proceso de nacimiento.

Al reducir progresivamente la velocidad del ventilador durante el período de nacimiento, se descubrió una velocidad concreta a la cual la mortalidaddisminuía significativamente. La conclusión a la que se llegó fue que la velocidad del ventilador afecta directamente a los niveles de energía que los pavitos deben emplear durante el nacimiento. Una velocidad más alta del ventilador causaba el agotamiento de la energía, es decir, los pavitos eran incapaces de completar el proceso de nacimiento. La reducción de la velocidad del ventilador resultó más conveniente para los pavitos y les permitió completar el proceso de nacimiento sin sucumbir al agotamiento. Esto condujo al desarrollo de una nacedora de pavos con velocidades del ventilador que difieren de los programas que se emplean para otras especies.

La importancia de unos niveles de humedad y CO2 adecuados

Gestionar la humedad en la nacedora de pavos puede no ser algo único por sí mismo, pero, sin duda, define la filosofía de Embryo-Response Incubation™ de Petersime. Como los pavitos son particularmente sensibles a la temperatura, la pulverización hace que la temperatura fluctúe. Por lo tanto, es mejor evitar el uso de pulverizadores de humedad. Sin embargo, la humedad resulta esencial durante el nacimiento para mantener las membranas de la cáscara humectadas. Para permitir un ambiente rico en humedad propicio para que los pavitos salgan completamente de sus cáscaras, dejamos que el nivel de CO2 controle el nivel de ventilación, de la misma manera que se hizo en la incubadora.

Para estimular a las aves tardías a completar su eclosión, nuestro programa propicia un aumento del CO2. Para lograrlo, los niveles de ventilación se reducen. Como esto coincide con el nacimiento de los huevos, la humedad liberada de manera natural queda atrapada dentro de la máquina. Esta humedad no tiene ningún efecto perjudicial en la temperatura. Al contrario, ayuda a humedecer las membranas de la cáscara, permitiendo así que los pavitos eclosionen sin gastar demasiada energía.

En este caso, los tiempos son esenciales para el éxito. Si el CO2 se incrementa demasiado pronto, los pavitos que eclosionan tarde se acostumbrarán a su entorno y ya no lo percibirán como un estímulo. Idealmente, el proceso se corresponde con el comienzo del nacimiento, reduciendo la ventana de nacimiento y la incidencia de los pavitos vivos que han roto la cáscara. Esto completa el trabajo iniciado por el tratamiento térmico Re-Store y mantenido por la incubadora Operational Excellence™.

El lujo del equipamiento de incubación de pavos de Petersime

En conclusión, los pavos implican muchas consideraciones específicas de esta especie respecto a la gestión de la incubación. El conjunto de equipos de incubación de Petersime, con su tecnología única Embryo-Response Incubation™, ofrece a las plantas de incubación de pavosel lujo de poder identificar los detalles críticos y la seguridad de saber que pueden responder ante ellos con precisión. Al entender dónde se pueden encontrar los beneficios en la incubabilidad de los pavos y al usar correctamente la tecnología de Petersime, hay un asombroso nicho para una mejora continua.