Seleccione su idioma

Temperatura: un factor crítico a la hora de incubar huevos de aves acuáticas con cutícula

De todos los parámetros supervisados durante la incubación, la temperatura es el más importante. Cuando se emplea el enfoque de pérdida de peso no lineal para incubar huevos de aves acuáticas con cutícula, la temperatura de incubación adecuada es incluso de mayor relevancia. Una vez configurado, el enfoque de pérdida de peso no lineal llevará a las plantas de incubación a un porcentaje óptimo de nacimiento sobre fértil y, al mismo tiempo, mantendrá la protección natural que ofrece la cutícula. 

Por Roger Banwell, Especialista Sénior en Incubación

Los huevos de aves acuáticas son físicamente diferentes a los huevos de gallina

Dado que el vulnerable embrión se enfrenta a más riesgos biológicos en su entorno «húmedo» natural, los huevos de aves acuáticas tienen un «recubrimiento» (o cutícula) más grueso en comparación con los huevos de gallina. Este recubrimiento protege a los huevos de la contaminación. En la naturaleza, la cutícula de los huevos de aves acuáticas se erosiona gradualmente durante la incubación debido a la actividad en el nido del ave reproductora. Esto causa unos poros más expuestos y, en consecuencia, una mayor tasa de intercambio de gases que proporciona al embrión en desarrollo un nivel suficiente de oxígeno y crea una cámara de aire lo suficientemente grande como para facilitar el nacimiento.

Para replicar la interacción entre el ave reproductora y los huevos de aves acuáticas en incubación, normalmente se utilizan dos enfoques. Algunas plantas de incubación retiran activamente la cutícula lavando los huevos antes de la incubación. Otras rocían los huevos con agua durante la incubación. Sin embargo, la investigación sobre los aspectos específicos de la incubación de huevos de aves acuáticas ha llevado a Petersime a adoptar un enfoque alternativo quebeneficia principalmente a la planta de incubación.

Pérdida de peso no lineal: la naturaleza como referencia

El avanzado concepto de incubación de carga única de Petersime, con cabinas selladas herméticamente y una ventilación precisa, permite una evolución natural de los niveles de humedad.El concepto se basa en el principio de pérdida de peso no lineal (NLWS), que imita los niveles de humedad que experimenta un embrión cuando lo incuba el ave reproductora de forma natural.

¿Cómo funciona? La incubadora de carga única de Petersime imita el perfil natural de pérdida de peso no lineal de los huevos de aves acuáticas. Al principio del ciclo de incubación, los niveles de humedad se mantienen elevados para reducir la pérdida de peso. En una segunda fase, los niveles se reducen para acelerar la pérdida de peso. Al proporcionar O2 con precisión y eliminar CO2 y agua en relación con las necesidades del embrión en desarrollo, la incubadora permite que los poros del huevo queden expuestos a la cantidad justa de erosión limitada a la tasa adecuada. Esto genera el intercambio de gases necesario para un buen desarrollo y crecimiento embrionario, sin alterar la cutícula.

En la naturaleza, la pérdida de peso no es lineal. A partir del 12.º día de incubación, el ave reproductora fomenta la pérdida de peso de los huevos degradando la cutícula. 

Optimización de la temperatura para la incubación de aves acuáticas

Es crucial que la tasa de desarrollo y crecimiento embrionario nunca supere el nivel de intercambio de gases alcanzado por la lenta erosión de la cutícula. Por este motivo, se requiere un perfil de temperatura de incubación óptimo. En la segunda mitad del ciclo de incubación, es extremadamente importante que la temperatura de la cáscara de los huevos con cutícula sea inferior a la que se necesitaría para los huevos sin cutícula. En la siguiente imagen se muestra cómo se debe controlar perfectamente la temperatura de la cáscara del huevo durante la parte final de la fase de desarrollo y a lo largo de toda la fase de crecimiento para trabajar en perfecta armonía con los cambios en la diferencia de humedad/presión de los gases. 

Enfoque alternativo para unos resultados de incubación óptimos

Los métodos tradicionales de incubación de aves acuáticas siempre conllevan un mayor riesgo de contaminación, lo que puede tener un impacto negativo en los resultados de la planta de incubación.El lavado de huevos de aves acuáticas en una solución de cloro antes de la incubación elimina la «barrera» de la cutícula para aumentar la porosidad de los huevos y así eliminar su protección natural y exponerlos a una posible contaminación. Como alternativa, rociar los huevos con agua durante la incubación favorece la degradación de la cutícula y aumenta la porosidad de la cáscara del huevo a medida que avanza el desarrollo, con lo que se ofrecen unas condiciones similares a las del enfoque de pérdida de peso no lineal. Sin embargo, el uso constante de agua en el interior de la incubadora produce una acumulación de corrosión y calcio que también representa un factor que aumenta el riesgo de contaminación. Además, la variación constante de la temperatura generará una ventana de nacimiento excesivamente amplia y niveles muy diferentes en lo que respecta a la calidad de los patitos.

Una vez configurado, el enfoque de pérdida de peso no lineal provocará un porcentaje óptimo de nacimiento sobre fértil, al mismo tiempo que se conserva la protección natural que ofrece la cutícula, lo que se traduce en un menor riesgo de contaminación y una mayor bioseguridad. Estas son las principales ventajas en comparación con los métodos tradicionales de eliminación de la cutícula. Obviamente, el enfoque de pérdida de peso no lineal requiere una buena gestión de los huevos, la incubadora y la planta de incubación, pero esto nunca supone un problema en las plantas de incubación modernas y con visión de futuro. El enfoque de pérdida de peso no lineal de Petersime ofrece un potencial increíble para alcanzar resultados óptimos en su planta de incubación de aves acuáticas. No dude en ponerse en contacto con nosotros si desea obtener más información al respecto.