Seleccione su idioma

L’Œuf d’Or ve un futuro dorado en el que tienen cabida el bienestar animal y la sostenibilidad

La nueva planta de incubación L'Œuf d'Or cuenta con los últimos conceptos y tecnologías en bienestar animal, seguridad en materia de salud y energía renovable. Para este modelo de planta de incubación, decidieron trabajar con Petersime en su diseño completo, las incubadoras y HVAC.

Un grupo de dignatarios ha inaugurado la primera planta de incubación de Valonia, la parte francófona del sur de Bélgica. Se trata de una nueva planta de incubación de última generación con una capacidad máxima de hasta 200.000 pollitos por semana. Esta planta no se centra en el volumen, sino en el bienestar animal y la producción de pollo ecológico de calidad superior y crecimiento lento.

Un negocio familiar 
Steven Vervaeke nos cuenta que esta planta de incubación forma parte de una mayor colaboración entre dos familias, con experiencia y pasión sobre el negocio: la familia Van Ryckeghem, con un papel principal en el sector avícola alternativo de Bélgica, y la familia Vervaeke, fundadora de la planta de incubación Vervaeke y accionista del grupo Belgabroed. Estos dos socios se proponen mantener una gestión familiar de la nueva planta de incubación, en contacto directo con sus clientes, como ya hicieran en sus respectivas compañías. Este proyecto conjunto va desde Bélgica hasta los Países Bajos, pasando por Francia, así como Vietnam y Myanmar. Y como viene siendo habitual, para su nueva obra maestra, L'Œuf d'Or (el huevo de oro), han confiado plenamente en su socio Petersime. Steven Vervaeke lo explica así: «Desde los inicios del proyecto, hablamos sobre el concepto de esta planta de incubación con Petersime, nuestro proveedor de equipos preferido, con el fin de llevar a cabo nuestros proyectos en el grupo BHV2. El equipo de Petersime que trabaja en este proyecto entendió a la perfección los objetivos que L’Oeuf d’Or quería conseguir. Supieron llevar nuestras ideas a un plano funcional y convertirlas en soluciones técnicas a medida de acuerdo con la misión de la nueva planta».

Axel Vervaeke - Steven Vervaeke - Christian Vanryckeghem

Respeto por los animales

En L'Œuf d'Or, el respeto por los animales es esencial. Toda la planta de incubación se ha diseñado con el objetivo de maximizar el bienestar de los pollitos. Cualquier manipulación mecánica que pueda causar estrés o incomodidad a los pollitos se ha excluido del proceso. La planta no dispone de cintas transportadoras ni contadores de pollitos. Todos los pasos de la manipulación de los pollitos (incluyendo la vacunación y el conteo) se realizan de forma manual, desde el nacimiento hasta la entrega, para garantizar la máxima comodidad de los animales.

Además, los pollitos se vacunan (in ovo) incluso antes del nacimiento, lo que también mejora su bienestar. Se trata de una planta de incubación local. El pueblo de Andenne está situado en el centro con respecto a todos sus clientes. Así se reduce en gran medida la distancia y el coste del transporte. De nuevo, este factor de tiempo reduce el estrés de los pollitos.

No es algo nuevo que L'Œuf d'Or elija las incubadoras de Petersime inspiradas en la naturaleza. Equipadas con tecnología Embryo-Response Incubation™, reproducen a la perfección el comportamiento de las aves reproductoras y garantizan una constante interacción entre el embrión y el entorno de la incubadora. La máquina se comporta como si los huevos estuvieran en la nidada de una gallina.

Respeto por el medio ambiente
El Jefe de planta de incubación, François Cuisinier, nos habla del uso de energías 100 % renovables; la recuperación de la energía, las bombas de calor y la compra de energía verde. El tejado está completamente cubierto de paneles solares. Gracias al uso de estos paneles para crear electricidad, no hay emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Y puesto que el sol proporciona más energía de la que se necesita, la electricidad procedente de una fuente de energía solar es muy importante hacia la transición para producir energía limpia.

Una mirada confiada al futuro
L'Œuf d'Or ha invertido en un nuevo proyecto en el corazón de Valonia. Con esta inversión de seis millones de euros, los dos socios expresan su confianza en el futuro de la producción alternativa de carne de ave en Bélgica. De hecho, la demanda de pollos ecológicos y criados de forma alternativa ha aumentado en ambos países en los últimos diez años. La primera fase de la planta de incubación se completó en febrero de 2018 y permitió a la empresa iniciar una producción de 130.000 pollitos a la semana. El diseño del edificio permite plantear una expansión futura y una implicación a largo plazo en el auge de un sector sostenible, con una adaptación completa a las nuevas expectativas de los consumidores.

François Cuisinier - François-Xavier D'Hem